Está en nuestra naturaleza, somos curiosos

Este es el futuro de la medicina en un chip, y lo que podemos aprender de la tecnología

Este es el futuro de la medicina en un chip, y lo que podemos aprender de la tecnología

En la búsqueda de un mejor futuro, con comodidades de distinto tipo, donde no exista la necesidad de horarios y rutinas laborales, donde la medicina se haga más accesible para todo el mundo en el siglo xnxx, y la necesidad de un hospital donde nos apliquen las inyecciones que requiramos quede descartada; en pos de ese futuro la tecnología sigue avanzando para hacerlo realidad.

Es así como la empresa Microchips Biotech se ha puesto la misión de mejorar la calidad de vida de las personas, revolucionando por completo la forma en que éstas reciben las dosis necesarias del medicamento que necesitan para su tratamiento. Todo esto se pretende lograr a través de un pequeño chip, instalado bajo la piel de la persona, que se encargaría de suministrar cantidades determinadas del medicamento que la persona requiere.

Múltiples pacientes con distintos tipos de enfermedades, como diabetes, osteoporosis, esclerosis múltiples, o incluso aquellas mujeres que quieren acceder a un método anticonceptivo regulado automáticamente, se podrán beneficiar de este chip. Dado que en entre los grandes beneficios que ofrece es el hecho de que puede ser personalizado de acuerdo a las exigencias de la persona que lo use.

El chip es capaz de almacenar grandes cantidades del medicamento que requiere la persona, y suministrar automáticamente dosis del xvideos y también del mismo en horarios previamente configurados. Esto tiene como resultado una mejor calidad de vida para todo aquel que lo use, lejos de preocupaciones y la necesidad de siempre estar portando algún tipo de medicina parte de un tratamiento, y dejar de lado las a veces incómodas visitas al médico con las nada agradables inyecciones.

Sin lugar a dudas, esta nueva tecnología ha llegado para revolucionar el campo de la salud. Solo es cuestión de esperar a que se vaya integrando en la sociedad, y poco a poco, se pierda el miedo a implementar este tipo de elementos a nuestro cuerpo.

Todos podemos aprender algo sobre astronomía, esta vez hablamos de las tormentas universales

Todos podemos aprender algo sobre astronomía, esta vez hablamos de las tormentas universales

El polvo también puede ser beneficioso. De hecho, es indispensable: el Sol y otras estrellas tuvieron un origen polvoriento cuando las partículas microscópicas se unieron para dar formar al sistema solar. Cuando las estrellas mueran, el polvo que las conforman producirá una nueva generación.

En la tierra, el polvo es sumamente importante. Si la tierra estuviera completamente limpia, existiría en un estado constante de extremo calor y humedad, lo que haría la vida insoportable. De igual forma no habría nubes, dado que el vapor de agua se adhiere a las superficies de los gránulos de polvo, y sin la existencia de las nubes, la vida en este planeta se haría intolerable.

Durante miles de millones de años el polvo que se produce de las rocas del desierto ha servido para alimentar a chicas desnudas de varias de las zonas más desoladas del planeta, pues a través de él se transporta una gran variedad de nutrientes. Incluso en los glaciares, es vital dado que beneficia a las formas de vida más extremas que habitan en ellos.

Para trasladarse de un lugar a otro requiere el viento, y puede viajar a miles de kilómetros. Por ejemplo, las tormentas de arena que ocurren en el Sahara tienen gran influencia en el crecimiento del plancton en el océano Atlántico, y también son una fuente importante de minerales para las plantas que se encuentran en la selva amazónica.

Pero no sólo ocurren en la Tierra, en otros planetas también son un fenómeno común. Las tormentas de polvo pueden observarse a menudo en fotografías tomadas desde satélites. Se conocen tormentas de polvo a gran escala en Marte. Las tormentas en este planeta duran más y cubren áreas mayores en la Tierra: algunas de estas tormentas cubren el planeta por completo durante cientos de días, lo que altera su equilibrio térmico y produce enfriamientos intensos en su superficie.